El amigo del fútbol de mi marido

Le Par Federico Lopez  | Catégorie : Relatos

Tags : relatos de futbol / deportes / partidos / futbolistas / hinchas /

 

Mi marido tiene por costumbre cuando llega un buen partido de futbol llamar a algún amigo para verlo con él mientras se toma unas cervezas, toman algo de picar y en general a disfrutar del partido, pero como a mi no me gusta el fútbol no lo vivo igual y encima me toca hacer de anfitriona trabajando en lugar de estar descansando. La última vez que quedó con su amigo fue diferente y a partir de ahí estoy deseando que llegue el siguiente partido de fútbol...

Esta vez quedo con un amigo que hacía bastante tiempo no veía, yo no lo conocía mas la verdad estaba realmente bien, comenzó el partido y comenzaron a tomar cervezas y a gozar el partido. Como a mi me estresaba me fui a la cocina y me puse hacer cosas, tenían un buen escandalo y sentados en el sofá no paraban de tomar una cerveza tras otra, el amigo se termino la cerveza y vino a la cocina a por dos cervezas más, entonces se paro en la puerta y se quedo mirándome tal y como si me desvistiese con la mirada, luego me solicitó unas cervezas y se las di.

Entonces rozamos nuestras manos y nos miramos a los ojos y me sentí como cualquiera de las jovencitas xxx que ligan con chicos de su edad, había surgido algo entre nosotros pero salio de la cocina, fue al salón dejo las cervezas y volvió al salón, mas se ve que no podía estar en el salón a gusto y volvió a la cocina, me agarro por detrás y comenzó a besar mi cuello. Me afirmaba desde el momento en que nos rozamos dejo de interesarme el futbol, voy aprovechar esto que sentí y a gozar, le afirmaba que era un juego peligroso que podía cogernos mi marido mas el afirmaba que no pasaba nada, que el no se enteraría. solo debíamos estar en silencio y entonces metió la mano bajo el suéter y subió hasta los pechos.

Los acaricio y jugueteo con los pezones, entonces bajo la mano a mi falda y metió la mano, aparto las braguitas y metió el dedo, comenzó a jugar con mi clítoris y sacaba los dedos y los metía en mi boca a fin de que los mojara y los volvía a introducir. Me decía que le encantaba y mientras me agarraba de las nalgas afirmaba que ninguna de las mujeres culonas que se había follado tenía el culo tan bien puesto.

De esta forma me mojaba mucho, entonces me arrodille y saque su polla del pantalón el se dejaba hacer la recorrí de arriba abajo una y otra vez la metí en mi boca una y otra vez sin parar, comencé a mamarle la polla despacio, estaba muy excitado y le ponía muy cachondo la situación, jugué con mi lengua en su capullo mientras que el me miraba con deseo, entonces me hizo levantar y me subió encima de la encimera. La metió despacio hasta llegar a meterla hasta el fondo, me agarró de las caderas para moverme a su antojo y yo no podía gemir fuerte por el hecho de que nos cogería mi marido.

Proseguía enfrascado en el futbol y no apreciaba que estaba solo o bien eso pensábamos, proseguíamos gozando con cada embestida, entonces la saco y me sentó en la bancada, volvió a meterla una y otra vez en el momento en que me quede parada, mi marido estaba mirándonos sin decir nada mas estábamos tan excitados que proseguimos hasta que tuvimos un orgasmo a la vez impresionante. Si bien mi cara parecía un tomate, acabamos abrazados y temblorosos de placer mientras que mi marido aplaudía diciendo: podías haberme avisado colega y de esta manera gozaríamos los 3, siempre había querido tener un trío y nadie mejor que un buen amigo para compartir a mi esposa...